El cambio de la política de inmigración implementado por la Administración Biden generó una alarmante crisis humanitaria y económica en la frontera sur de EEUU

El martes 1ro de junio, la Administración del presidente Biden terminó de manera oficial con la política de inmigración “Protocolos de Protección a Migrantes” puesta en práctica por el expresidente Donald Trump y conocida popularmente como el programa “Quédate en México”.

Esta normativa que entró en vigor en enero del 2019 devolvió al país azteca a 70.000 solicitantes de asilo en Estados Unidos (EEUU) hasta que se detuvo el primer día de Joe Biden en la Casa Blanca. La medida, erradicada en un memorando de 7 páginas del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, permitía solicitar asilo desde México y permanecer en esa nación durante el proceso legal.

Con las reiteraciones de Biden de que echaría abajo la política inmigratoria de Trump y de que EEUU “abriría nuevamente sus puertas de esperanza a los inmigrantes”, la frontera sur de Norteamérica pasó del control, mediante previos acuerdos con varios países de la región, a un gran caos con un alto costo económico, humanitario y político que aún persiste.

Las imágenes de niños hacinados en carpas improvisadas temporalmente recorrieron el mundo. Las bandas del crimen organizado en México y en países centroamericanos aprovecharon la coyuntura para lograr enormes sumas de dinero sucio y manchado de sangre inocente. Y aunque en los grandes medios apenas se aborda el tema en estos momentos, la grave situación humanitaria y económica para EEUU está lejos de concluir.

Los asesinatos, violaciones y desapariciones se duplicaron en los diferentes puntos de entrada en la frontera EEUU-México.

 

Continúe leyendo en el sitio de origen haciendo clic aquí

Connect with us to build a partnership

Join our the partenr mailing list to receive the latest news and updates from our team and start the journey as a partner.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This